mega puerto

Es un proyecto creado por el militar Walter Malán Carro,fallecido en 2009, plantea crear el Complejo Portuario Garzón, un puerto de aguas profundas único en América que incluye una solución para Laguna Garzón.

El ambicioso proyecto ideado hasta en sus mínimos detalles, con un estilo a veces coloquial, del complejo portuario que imaginó en su «rancho» sobre la costa de Malvín y en el que trabajó infatigablemente durante años, tendría unas 140 hectáreas, unas 20 hectáreas más que las que tiene el Puerto de Montevideo.

El proyecto planteaba que el puerto tendría unos 8.540 metros para muros de atraque. El capitalino tiene 3.000 metros.

En cuanto a espacio marítimo, tendría 540 hectáreas, 200 de ellas con una profundidad de 20 a 22 metros; otras 100 con una profundidad de 10 a 20 metros y otras 100 de 2 a 10 metros.

«MEGA PUERTO». Malán estaca las singularidades del proyecto: «será la primera vez que el Uruguay aprovechará ese privilegio único en todo el Atlántico latinoamericano de tener a tan poca distancia de la costa las profundidades naturales necesarias para la navegación y operación segura de los modernos grandes buques «.

El proyecto de Malán incluía la construcción de un gran puerto sobre el área propiamente lacustre, con unos 22 metros de profundidad y de dimensiones varias veces mayor que el Puerto de Montevideo. El complejo incluiría asimismo una terminal pesquera, y un gran puerto deportivo con una zona de 40 hectáreas para muelles y marinas; así como también un área de servicios de mantenimiento naval (astilleros, diques secos).

Sobre el área terrestre, el complejo incluiría un aeropuerto con todos los servicios anexos y con pistas de 1.900, 1.500, y 1.000 metros de longitud. En esta zona del complejo Malán proyectaba la construcción de una urbanización, el «Pueblo Puerto Garzón», con viviendas y servicios para el personal, así como instalaciones para una «colonia de vacaciones para los socios/accionistas». Sobre el área oceánica se planea la construcción de dos escolleras «con una longitud de dos veces nuestra Escollera Sarandí o que también es como de la Universidad (de la República) a la Plaza Independencia», graficaba el militar.

«A pocos kilómetros de Punta del Este, ¿qué mejor lugar de aguas quietas con inigualables posibilidades de ampliación para clubes náuticos, muelles y marinas, astilleros de mantenimiento y guardería para embarcaciones deportivas, yates y cruceros», apunta Malán con puntería para el marketing.

«En Puerto Garzón el 100% de las 140 hectáreas previstas se destina exclusivamente al trabajo portuario y lo directamente relacionado y así es posible la instalación de lo que el (Puerto de) Montevideo nunca tuvo (y Uruguay necesita): puerto para super petroleros, puerto maderero, y mineralero y granelero (con sus silos)», explica el autor del proyecto en el documento.

En la idea manejada por Malán Carro cabe también la posibilidad de construir una «mini central hidroeléctrica» que haga autosuficiente al Complejo Portuario Garzón desde el punto de vista energético.

Luego de analizar el régimen pluviométrico de la zona y compararlo con las de las otras zonas del país donde funcionan complejos hidroeléctricos, Malán concluye en la viabilidad de esta idea. «Y Puerto Garzón además de ser autónomo energéticamente aún podrá transferir energía fuera de sus límites», asegura en su proyecto.

Tampoco el costado económico del proyecto escapó a la inventiva de Malán Carro. Una obra que, según se estima ahora, podría suponer una inversión de US$ 2.000 millones, el militar proponía que fuera financiada de un modo muy original: convirtiendo a toda la ciudadanía en accionistas mediante bonos de $ 100 ó $ 200, a través de una intensa campaña nacional.

De acuerdo con sus estudios los terrenos sobre los que se levantaría el gigantesco complejo tampoco supondrían una erogación para el Estado. «De las 1.400 a 1.500 hectáreas que habrán de asignarse para el emprendimiento, por ahora, actualmente más del 90% ya son del dominio fiscal o `bienes públicos del Estado`», argumentaba. Y agregaba que tan solo un 5% de esos predios revestirían la calidad de expropiables pero a «un bajo costo por tratarse de área rural sin mejoras.

Malán Carro convirtió este proyecto en la razón de su vida, había conocido palmo a palmo la zona desde su puesto como jefe de fotografía de la Fuerza Aérea, lo que le permitió cartografiar toda la zona.

El instituto presentó el proyecto a autoridades de los ministerios de Vivienda, de Industria, de Transporte y Obras Públicas, así como de la Universidad de la República durante la administración de Tabaré Vázquez. «Hasta ahora todo hace pensar que es un proyecto de alta viabilidad»


Comentarios

comentarios

You may also like...

Deja un comentario